domingo, 22 de septiembre de 2013

Vía Radiante

El aire mana de tu lengua…
Respiro de ti, mientras pronuncio
tu sabio y poderoso
Azul encantado…

Topacio cincelado
que refractas tu abanico,
divulgando a mis ojos
su designio…

En tus manos
sostienes el vértigo mágico
de mi palabra,
que procura el salvaje latido
-destello de alborada-

Fervor que reúne los suspiros
de tu alma y mi alma…

Tu boca libremente
me proclama:
Rosa insigne,
Nereida de tus aguas,
índigo bocado
que me embriaga…

La vía radiante de tu voz
me abre al fluido de tu esencia,
eterno resplandor, divina luminiscencia…

Cauce que me proyecta
al descubrimiento interior…

Canto de Amor
que siempre me alimenta…

(02.01.12)

No hay comentarios:

Publicar un comentario