miércoles, 11 de octubre de 2017

Ascensiones II

Se acomoda en silencio
el fragor de tu efluvio;
me invade y concurro
al despliegue atrevido
que me arrebata las horas...

Discurre copioso
a través de mi saliva,
forjando en mi lengua
su enclave...

Me envuelve
la vibrante extensión
de tu dominio...

Recito
tu tacto inefable
y la noche celebra infinita...

Luminiscencias tatuadas
en los renglones de mi tinta...