jueves, 19 de marzo de 2020

Rayo Misterioso

Se funde tu voz al tacto
y el canto de tu piel
hechiza los umbrales del instante
que impulsa el deseo
con furia progresiva…

Me invade,
mientras refulge su artillería de espejos
y tu corpóreo silencio
sitia mis labios;
le une a sus relieves…

En angular desacato,
me apropio de tu despliegue,
que apunta un absoluto ensamble y sincronía…

Me muevo en tu luz, satinando el espacio;
golpeando el aire con raudo balanceo
para que me prenda tu lengua
y me plante tu costilla…

Los piélagos dorados inundan mi saliva
y clavado en el lustre de sus rayos
germina ese siempre
que asienta en mí tus escenarios
y conmigo florecen…